Cinco pifias y un gran acierto de Ferrari en el GP de China

Cinco pifias y un gran acierto de Ferrari en el GP de China
Cinco pifias y un gran acierto de Ferrari en el GP de China

Tres carreras de la temporada 2019, tres dobletes de Mercedes. Ese es el botín con el que la Fórmula 1 llegará a terreno de Europa. Cuando arranque el GP de Azerbaiyán, Lewis Hamilton será el líder destacado, con Valtteri Bottas detrás. Y eso que Ferrari partía como el gran favorito, pero de momento sólo han logrado dos podios.

En China volvieron a quedar señalados por los dedos mediáticos del paddock les apuntan acusadores. El podio de Vettel, primero para el tetracampeón en la temporada 2019, justifica las decisiones tomadas, pero salen muy tocados de Shanghái frente a sus grandes rivales: Mercedes les ha ganado la primera parte de un Mundial en el que salían como favoritos.

1. Órdenes de equipo: ante la duda, Vettel

Tres carreras, tres veces que han usado órdenes de equipo. Volvieron a ser a favor de un Vettel que venía más fuerte que su compañero Leclerc, por lo que están totalmente justificadas, pero al monegasco no le permitieron dar réplica. No se había llegado ni siquiera al primer tercio de la prueba.

2. Trato con Leclerc

Charles Leclerc ha llegado a Ferrari con la vitola de futuro campeón y gran promesa. En apenas tres carreras ya está haciendo tambalear el papel de líder de Vettel y, pese a que sus carreras le granjearían a cualquier otro algún beneficio, a Leclerc aún no le ha llegado ese momento. En apenas una vuelta pasaron de avisarle de que tenía que apretar el ritmo a ordenarle dejar pasar a su compañero. No le dieron margen a mostrar esa mejoría. “¡Pero si estoy abriendo hueco!”, se lamentaba.

3. Decisiones tardías

Tanto en el caso de Vettel como, sobre todo, en el de Leclerc, el estratega de Ferrari sigue teniendo muy poca mano izquierda. El alemán se quedó muy pronto sin opciones de pelear con los Mercedes, al menos con Bottas, dado que su primera parada en boxes le impidió intentar un ‘undercut’. En el caso del monegasco, fue aún peor en su segunda parada: por mantenerle en pista más vueltas de la que su rendimiento le permitía, perdió la oportunidad de pelear por el cuarto puesto con Verstappen.

4. No buscar la vuelta rápida

Ya ocurrió en las dos carreras anteriores y vuelve a ser el gran fallo de la Scuderia. Parece que aún no saben que da un punto extra, y esta vez como en Australia perdieron la oportunidad de sumar. Leclerc podía haber hecho una parada ‘gratis’ dado el margen que contaba con Pierre Gasly, montar neumáticos blandos y buscar la vuelta rápida, pero no lo hicieron. Red Bull sí se dio cuenta, ordenó al francés parar y se llevó el punto extra.

5. Inconsistencia frente a Mercedes

Viendo en perspectiva, el gran problema de Ferrari tanto en China como en Australia y Bahréin es que no alcanzan el ritmo de Mercedes. En pretemporada se mostraron como el coche a batir, y por rendimiento puro parecen más fuertes de lo que sus resultados muestran, pero salen de China muy por detrás de las flechas plateadas y con serias dudas para lo que resta de primera parte de temporada.

El acierto: la estrategia de Vettel

Si hubo un beneficiado en esta carrera por parte de Ferrari, ese fue Vettel. Pese a que no fue una estrategia perfecta, sí fue lo suficientemente buena como para amarrar su primer podio de la temporada. A costa de Leclerc, primero, y luego cubriéndose de un posible ataque de Verstappen en la segunda parada, el alemán dio el máximo resultado posible este domingo a la Scuderia.

20 Minutos