Cardenales es Venezuela en Serie del Caribe 

96

Cardenales de Lara vino de atrás en par de compromisos y se impuso en el séptimo encuentro 4×2 a Caribes de Anzoátegui, para retener el título de campeón conquistado en la campaña anterior.


Gustavo Carrillo

Serie de siete compromisos para ganar cuatro, donde ambos conjuntos, teniendo como estrategas a Jackson Melián y Luis Ugueto, presentaron una final atractiva, de extraordinario pitcheo, donde el poder ofensivo quedó casi relegado a una reducida cantidad de carreras.

Con la serie 3-2 a favor de Caribes de Anzoátegui, la serie se trasladó al estadio Antonio Herrera Gutiérrez de Barquisimeto, con los larenses obligados a ganar las dos siguientes confrontaciones y así retener el trapo de campeones.

El día lunes se reanudaron las acciones. Un compromiso difícil, pero el manager Luis Ugueto movió las piezas en el momento preciso y en diez tramos dejaron en el terreno a sus rivales con pizarra de 6×5, dejando la mesa servida para una siguiente y definitiva cita, el séptimo compromiso.

Llegó la fecha crucial. Para el compromiso en el mismo escenario, Cardenales de Lara jugando en casa, el manager Ugueto designó al estelar William Pérez, de gran actuación en el torneo, mientras que Jackson Melian se inclinó por el siniestro Félix Doubront, para entablar un duelo de lanzadores.

Los visitantes inauguraron la pizarra con par de carreras en el sexto tramo, parte de arriba, pero Cardenales de Lara descontó en la parte baja de este mismo episodio y el juego de mantuvo con esa pizarra hasta el octavo capítulo.

Cerrando el episodio, la ofensiva de Lara atacó el pitcheo de Caribes y logró anotar en tres oportunidades para colocar la pizarra a su favor 4×2, suficientes carreras para obtener el triunfo.

El cubano Yordanys Linares, designado el Jugador Más Valioso del compromiso, conectó un sencillo que abrió la regadera y selló la victoria del local. Con par de hombres en circulación, conectó imparable en la parte baja del octavo, anotando desde la antesala Jormar Cordero y Yonathan Mendoza hizo lo propio amparado en un error del jardinero dominicano Denis Phipps. Cordero empató las acciones a 2 carreras en esa misma entrada con sencillo que impulsó a Deiner López.

Caribes llegó a la apertura del noveno, tratando de colocar hombres en circulación, pero el relevo de Cardenales se encargó de colocar un cerrojo a los bateadores y sacó el episodio por la vía del uno dos tres, con par de ponches y un elevado corto al jardín de la derecha.

En la temporada 2019-20, con una serie de contratiempos, iniciando acciones un mes más tarde que en la fecha acostumbrada (comenzó el 5 de noviembre), reducción del calendario de 63 a 42 compromisos, y la prohibición a los peloteros importados de jugar en Venezuela, el torneo se pudo cumplir subiendo de nivel en la medida en que avanzaban los encuentros. La mancha negra, el batazo de Alex Romero contra el receptor Gabriel Lino y la acción del mánager de Tiburones de La Guaira, Renny Osuna, al escupir en la cara al principal del juego.

La final se caracterizó por un pitcheo hermético, logrando ambos conjuntos escoger los refuerzos que cumplieron su trabajo, y se observó baja producción de carreras en los siete compromisos de la final.

Dirigidos por Luis Ugueto, un expelotero de Grandes Ligas, Cardenales de Lara conquista su sexto título, logrados en las temporadas 1990-91, 1997-98, 1998-99, 2000-01, 2018-19 y ahora en la 2019-20.

Serie del Caribe. Un breve descanso de los jugadores, mientras la Gerencia de Cardenales de Lara y el manager, Luis Ugueto, se centran en la escogencia de los refuerzos para los campeones, que deben viajar a más tardar el viernes a Puerto Rico para su participación en la Serie del Caribe.

El tradicional Clásico del caribe se jugará este año en San Juan, Puerto Rico, y Venezuela debutará el próximo sábado, a partir de las 10 de la mañana, frente a la representación de Colombia, conjunto que sustituye en la competencia a Cuba, relegada en esta edición del 2020. (GC)