Bartomeu declara mañana por delito fiscal en el fichaje de Neymar

107

El presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, declarará mañana en la Audiencia Nacional imputado por un delito fiscal en el fichaje de Neymar Jr correspondiente a 2014, del que el club azulgrana también tiene que responder como persona jurídica.

Bartomeu está citado a las 11.00 de la mañana y media hora antes declarará un ejecutivo del club. El juez Pablo Ruz recibió un informe de Hacienda que calcula un fraude de 2,8 millones de euros por parte del presidente y del club en 2014, lo cual supone la imputación de un tercer delito fiscal a la entidad azulgrana.

Bartomeu es el segundo presidente del club imputado por el caso. Anteriormente lo fue Sandro Rosell, imputado por dos delitos fiscales entre 2011 y 2013. Rosell abandonó su cargo en enero de 2014.

En el caso de Bartomeu, según Ruz concurren “indicios suficientes para la investigación acerca de la posible comisión de un nuevo delito contra la Hacienda Pública en lo relativo al IRPF correspondiente al ejercicio de 2014″.

El informe de Hacienda asegura que el Barça dejó de ingresar en el ejercicio 2014 2,6 millones de euros por los cinco millones que derivan “del contrato de reconocimiento de incumplimiento del contrato de 2011 por el FCB, firmado en Barcelona el 3 de junio de 2013″ por el que el club reconocía la obligación de pago a Neymar de 40 millones de euros.

El fiscal Jose Perals sostiene que el Barça estaba obligado a practicar en 2014 una retención a cuenta por el IRPF, “pues el jugador ya es residente fiscal en España en ese año”.

La versión del club es diametralmente opuesta. El Barça sostiene que las cantidades sí se han retenido, según comentó Ricardo Riverola, uno de los abogados que defiende a Bartomeu y al Barcelona en el caso.

“La cuestión es si fue en 2013 o en 2014. El club ha pagado más dinero del que están pidiendo”, asegura Riverola, quien opina que este asunto no tendría haber llegado a donde se ha llegado, porque “es un tema que se debería haber resuelto por la vía administrativa, porque es un asunto puramente interpretativo”.

En realidad, en febrero pasado el Barça ingresó 13,5 millones de euros a Hacienda pública española en concepto de una “regularización voluntaria” por un presunto fraude fiscal en el fichaje del brasileño Neymar.

El club justificó aquel ingreso con el objetivo de “dar cobertura a las eventuales interpretaciones que se puedan dar a todos los contratos firmados con motivo del fichaje del jugador Neymar”.

La imputación del presidente del Barcelona supuso unas duras declaraciones de Bartomeu, quien consideró la misma como un “ataque político y deportivo” y recalcó: “A ciertos poderes del Estado no les ha gustado que viniera Neymar (al Barça)”.

Bartomeu, en una reciente intervención televisiva en ‘8TV’, reiteró que ante el juez Ruz volverá a insistir en que “el Barça no ha hecho nada malo, no ha delinquido” y solamente ha fichado a un jugador como Neymar, lo cual “ha desencadenado todo este movimiento”.

Insiste el presidente del Barça que el fichaje de Neymar se cerró en 57 millones de euros. “Eso mantenemos y eso declararemos de nuevo ante el juez. El documento de la fiscalía pone otras cantidades, que no son las cantidades que pagamos”, recordó.

Además establece una relación causa-efecto entre la imputación y la vinculación del club con el proceso soberanista catalán -el Barça cedió el Camp Nou para un concierto y permitió que la Vía Catalana pasara por el estadio-. “Puede que nos pase una factura deportiva y política”, opinó.

El club ya ha advertido que no está dispuesto a pactar condiciones con Hacienda “hasta que desaparezcan de la imputación las palabras delinquir y defraudar”, según aseguró su presidente, quien considera que “hay ciertos poderes a los que no les ha gustado la línea que sigue el Barcelona y han iniciado un trabajo para desestabilizarlo”.

Compartir