viernes 22 octubre, 2021
InicioNoticiasAñoranzas de otrora despertó la cantera

Añoranzas de otrora despertó la cantera

134 views

Buenos augurios se posan sobre el horizonte del baloncesto tachirense, motivado a la buena actuación que tuvo la cantera aurinegra en las diferentes competiciones de carácter nacional, pues como si fuera poco ambos géneros dieron la talla y dejaron al pabellón andino ondeando en los sitiales de honor de cada campeonato al que acudieron durante el presente año.

Fueron los más pequeños en edad pero grandes en tamaño los que mejor papel hicieron en justas patrias. Representando el futuro y la cantera aurinegra, los infantes no se amilanaron ni se amedrentaron por complejos y nombres de estados con trayectoria en la disciplina (Carabobo, Zulia, Anzoátegui,  Nueva Esparta, Lara, Yaracuy, Falcón y el Distrito Capital) y lograron figurar entre la élite competitiva.

Así se vio reflejado durante los campeonatos Nacionales U10, U12, U13 y U14, en donde nuestros quintetos tuvieron actuaciones destacadas que dejaron a Táchira entre los primeros puestos de cada certamen.

Niños y niñas de diferentes partes del estado integraron estos combinados que participaron en competiciones criollas.

Un estilo de juego que enamoró, y sobre todo, la entrega total y amor por la camiseta fueron los aspectos más resaltantes de los equipos regionales en este año. Nunca dieron su brazo a torcer y se atrevieron a creer en ellos mismos, jugándole de tú a tú ante los gigantes.

Esperanzas

Los resultados y el buen trabajo llena de esperanza al pueblo andino a soñar con que la disciplina retome el fuero de antes, cuando Táchira era sinónimo de buen básquet, cuna de importantes figuras que formaron parte de los principales clubes del baloncesto profesional venezolano.

El llamado es a la dirigencia técnica y promotores deportivos, para que no dejen marchitar este sueño glorioso del que la región se aferra. Es importante comenzar con el apoyo logístico, estructural y táctico, pues ya está claro que talento hay, y de sobra.

Favio Hernández

- Advertisment -