Inicio Fútbol Enrich y Luna reconocen la grabación no consentida del vídeo sexual 

Enrich y Luna reconocen la grabación no consentida del vídeo sexual 

Enrich y Luna reconocen la grabación no consentida del vídeo sexual 

La Fiscalía y la acusación particular rebajan de cinco a dos años su petición de penas para los dos primeros tras pedir perdón e indemnizar a la víctima con 110.000 euros

Los futbolistas Sergi Enrich y Antonio Luna han reconocido este miércoles ante el juez que grabaron el vídeo sexual que se hizo viral en octubre de 2016 sin tener el consentimiento de la tercera persona que aparece en él, una joven de San Sebastián.

Fruto de esta confesión, de la petición de perdón y de indemnizar a la víctima con 110.000 euros (cantidad superior a la reclamada), tanto la Fiscalía como la acusación particular han rebajado la petición de penas por los hechos de cinco a dos años.

El Juzgado de lo penal número 3 de San Sebastián acoge desde este miércoles el juicio por la grabación y difusión de dicho vídeo sexual.

Los hechos recogidos en el vídeo que acabó siendo viral ocurrieron en el domicilio de Luna en abril de 2016, cuando tanto él como Enrich eran futbolistas del Eibar. Durante la grabación, la víctima expresa claramente su petición de que las relaciones sexuales que estaba manteniendo con los dos futbolistas no fueran grabadas, a lo que ambos hicieron caso omiso.

Luna, ahora jugador del Girona, ha reconocido incluso durante su declaración que el día posterior a los hechos tanto él como Enrich mantuvieron una «larga conversación» con la víctima, en la que ella les reclamó que destruyeran la grabación. También ha reconocido que le engañaron, diciéndole que ya lo habían hecho, cuando en realidad no era así y se la enviaron a su entonces compañero en el Eibar Eddy Silvestre.

Tanto Enrich y Luna coinciden en asegurar que Silvestre, con quien mantenían una estrecha relación de amistad, fue la única persona a la que le enviaron el vídeo y le responsabilizan de su posterior difusión. Los dos jugadores han expresado su arrepentimiento por lo sucedido y Luna incluso ha roto a llorar durante su declaración.

Silvestre, también imputado y para quien la Fiscalía y la acusación particular reclaman tres y dos años de cárcel, respectivamente, ha negado su implicación en los hechos. El ahora jugador del Albacete ha reconocido que recibió el vídeo a través de Whatsapp, si bien ha dicho no recordar si lo recibió mediante un mensaje privado o en un grupo, pero ha negado ser el responsable de su posterior difusión.

Además ha comentado que para él fue «un vídeo más», porque Enrich era «una persona que se exhibía», que tenía conocimiento de que practicaba sexo en grupo junto a Luna y se grababa y que era «habitual» que mandara «vídeos así».

La víctima también ha declarado, aunque lo ha hecho tras un biombo y sin la presencia de medios de comunicación en la sala. Su abogado, Iñigo Iruin, ha explicado tras la sesión que la joven siente «alivio y satisfacción» tras el reconocimiento de Enrich y Luna de que ella nunca consintió la grabación del vídeo ni su posterior difusión.

El abogado destaca asimismo que las declaraciones de los futbolistas «han permitido averiguar la totalidad de lo acontecido, al señalar de manera inequívoca, de manera rotunda, que la única persona a la que entregaron o cedieron el vídeo fue a Eddy Silvestre» y que, por tanto, «la difusión la produjo él sin ninguna duda», según declaraciones recogidas en las puertas del juzgado por Europa Press. Una versión que coincide con la que Enrich le dio a la víctima en su único contacto telefónico tras la difusión viral del vídeo.

Salir de la versión móvil