Neymar manda callar a la afición del PSG después de patear un penal

1745

El delantero brasileño del PSG ha vuelto a encender el conflicto que lleva acarreando con la afición parisina desde que este verano quisiera salir del club. En este último capítulo, Neymar, ha mandado callar a la grada del Parc des Princes después de marcar un gol contra el Nantes.

El ex del FC Barcelonasentenció el partido en el minuto 85 con un gol de penalti que ponía en 2-0 en el marcador. Después de anotar y celebrar el tanto con sus compañeros, se dirigió a un sector de la afición del PSG que le estuvo abucheando durante el partido y, al más puro estilo Cristiano, les mandó a callar y a calmarse. Previamente, el VAR le anuló un gran gol al brasileño por falta previa de su compañero Draxler.

También fue protagonista en el encuentro su compañero Mbappé, que volvió a sacarse un golazo de tacón para desbloquear la muralla del Nantes. Más tarde fue sustituido con notables gestos de desacuerdo.

La relación con la grada nula

Recordamos que la relación de Neymar con la afición del París Saint-Germain se enturbió principalmente después de este verano en el que el jugador hizo todo lo posible por desvincularse de la entidad francesa para volver a recalar en el FC Barcelona. Este enfrentamiento con la afición es una muestra más de las intenciones de ‘Ney’ de abandonar París sea como sea.

El PSG, por su parte, lidera la clasificación de la Ligue 1, cinco puntos por encima del Marsella que pueden convertirse en ocho si consiguen ganar al Mónaco en el encuentro recientemente aplazado.

Fue Neymar el encargado de cerrar la victoria del París Saint Germain ante Nantes en una nueva fecha de la Ligue 1.

El brasileño había tenido una jornada complicada, con un gol anulado por el VAR y mucha discusión con el árbitro.

Pero cerca del final, los visitantes realizaron un verdadero papelón en defensa que terminó en penal del arquero sobre Mauro Icardi.

El argentino le cedió el tiro desde los 12 pasos a su compañero, que debió repetirlo en primera instancia por invasión de área.

En su segunda chance, volvió a anotar y fue en el festejo que hizo estallar de enojo a la gente: silenció al estadio.

Su relación con la hinchada es cada vez peor y cuando fue reemplazado, minutos más tarde, el Parque de los Príncipes se lo hizo saber.