Mundial tumba quinielas

43

El Mundial de Brasil 2014 ha tenido de todo. El regreso de Colombia, el debut de Bosnia, la clasificación de Costa Rica a octavos de final tras vencer a Italia y las decepciones con Inglaterra y España, campeonas del mundo eliminadas en primera ronda.

Las pollas mundialistas las dañaron los equipos “chicos” y las grandes figuras no han determinado el rumbo de los marcadores de algunos partidos. 

Alemania por lo mostrado ante la Portugal de Cristiano Ronaldo es, quizás la favorita al título. Sin embargo, nada está escrito, y los jugadores de las 32 selecciones son determinantes, por su juego, su peso dentro del campo y su experiencia. 

A pesar de que las figuras que brillan en Europa iluminan la cita orbital con su presencia, no están exentos de lesiones y otros factores que los saquen de competición. 

Semanas e incluso días antes del inicio, deportistas como Radamel Falcao García (Colombia),Frank Ribéry, Samir Nasri (Francia), Rafael Van Der Vaart (Holanda), Marco Reus (Alemania),Giuseppe Rossi (Italia), Víctor Valdés (España), Ricardo Montolivo (Italia) y Theo Walcott(Inglaterra), por nombrar algunos, fueron los grandes ausentes. 

En la fase inicial o de grupos, en algunos partidos y prácticas de los seleccionados mundiales, algunos jugadores como Cristiano Ronaldo eran duda para jugar en el debut de su equipo ante Alemania. 

En el caso de Luis Suárez, jugador del Liverpool de Inglaterra y del combinado uruguayo, no estuvo presente en el encuentro ante Costa Rica, el cual perdieron 3-1. Para el segundo partido ante Inglaterra, Suárez entró y fue determinante en el resultado, anotando dos goles para la victoria 2-1. 

Lo que sí es cierto es que todo el mundo se queja porque las famosas pollas han sido rotas en mil pedazos. El paso de Costa Rica en el Grupo de la Muerte, a expensas de tres grandes (Inglaterra, Italia y Uruguay), lo dice todo. Pero hay más, Chile clasificado, aún restándole un juego; España eliminada por los australes; Colombia pasando por encima de sus rivales y un Brasil que aún no clasifica.

Compartir