La propuesta de matrimonio que acaparó la jornada del rugby femenino olímpico 

2952

Mientras Australia celebraba el título conquistado sobre Nueva Zelanda, Marjorie Enya, encargada del estadio, entró al terreno de juego, agarró un micrófono y declaró su amor a Isadora Cerullo, jugadora de rugby de la selección de Brasil, quien por su reacción no dejó dudas de la respuesta.

Las dos se fundieron en un abrazo ante el aplauso y la ovación de los aficionados y jugadores.

Cerullo, de 25 años, tres menos que Enya, formó parte del equipo olímpico de Brasil que terminó en el noveno lugar en el primer torneo de rugby a siete en unos Juegos, posición que les valió para clasificar a la próxima temporada de la serie mundial de la especialidad.