La fiesta de disfraces de Vélez: futbolista se disfrazó del «negro de Whatapp»

La fiesta de disfraces de Vélez: futbolista se disfrazó del
La fiesta de disfraces de Vélez: futbolista se disfrazó del "negro de Whatapp"

Al retiro de Fabián Cubero, tras 23 años de carrera, le faltaba una fiesta acorde a su trayectoria. Y ese momento de relax se dio en las últimas horas, tras disputarse la última fecha del torneo antes del receso veraniego.

Con Vélez en el cuarto lugar de la Superliga, y a solo dos puntos del líder Argentinos, los futbolistas del Fortín se divirtieron en una fiesta de disfraces que tuvo una gran producción. Cubero, el anfitrión, se mostró como faraón, acompañado por la también «egipcia» Mica Viciconte.

Pero no fue el que más llamó la atención. El arquero Alexander Domínguez generó impacto en las redes al vestirse de «Negro de Whatsapp» (un meme que se difunde por la aplicación de mensajería), Fernando Gago se disfrazó de «Avatar» (con una máscara de la película) y Tomás Guidara y Maximiliano Romero fueron la dupla gamer «Mario y Luigi».

Acompañados por sus parejas, muchos aprovecharon para compartir temática. Así fue como se dio lo de los «egipcios» Cubero y Viciconte o el caso de Alvaro Barreal, que fue de Batman, y su novia se disfrazó de Batichica.

El resto: Santiago Hoyoscomo un preso estadounidense, Gastón Giménez de Duff-man, Lautaro Gianetti de manosanta, Thiago Almada de calavera, Facundo Perrone de Capitán América, Matías Borgogno de momia, Hernán De La Fuente de vikingo, Miguel Brizuela de Cowboy, Lucas Robertone de Chucky, Pablo Galdames del Joker, Damián Fernández de jugador de básquet, Brian Cufré de The Purge, Nicolás Garayalde de Thor, Francisco Ortega y Agustín Bouzat de piratas, Emiliano Bogado de boxeador, Luis Abram de Aladino, Nazareno Bazán de mago, y Joaquín García de V de venganza.

«Fiesta para despedir el año. Excelente grupo. Gracias a todos, vamor por más», escribió Cubero en su cuenta de Instagram. El exdefensor colgó los botines en los últimos días, tras una emotiva despedida en Vélez el 1° de diciembre, en el triunfo 3-1 ante Colón. Esa noche se vivió una fiesta de principio a fin en Liniers.

Todo comenzó con la celebración de los 25 años de la conquista de la Copa Intercontinental de 1994 -con la presencia de grandes glorias del club y con Carlos Bianchi como invitado de honor- y terminó con el adiós de «Poroto» (634 partidos en el club), el gran capitán. El histórico defensor, de 40 años, jugó su último partido en el José Amalfitani y todos lo ovacionaron: el defensor se puso la cinta de capitán, que le cedió Lautaro Gianetti.