Emotivo: el arquero que abandonó el campo porque iba a ser padre 

2

Emotiva y tierna historia la que tuvo esta semana la Copa FA de Inglaterra, en el partido en el que el Newport County, de Galés, venció 2-0 y eliminó al Middlesbrough; histórico resultado para el equipo de la cuarta división del balompié británico.

En medio de la emocionada celebración, un jugador se destacó en la cancha: no porque fuera el del festejo más loco, sino porque mientras sus compañeros se abrazaban, él corría para abandonar el campo de juego.

Se trata del arquero Joe Day, quien tenía dos razones de peso para dejar la celebración y correr a ver a su esposa: y es que Lizzie Day estaba en trabajos de parto de dos lindas gemelas.

El portero sabía antes del partido que su esposa ya presentaba contracciones y que podía dar a luz en las próximas horas. Incluso pensó pedir permiso para no jugar, pero yendo al estadio su esposa le dijo por celular que se concentrara en el juego. Y el guardameta, a pesar de saber que iba a ser padre, obedeció a su mujer y “decidí apagar el celular, concentrarme en el partido y dar lo mejor de mí para ese juego”.

Su entrenador, Michael Flynn, confesó que: “Tan pronto como terminó el juego, revisó su teléfono y me dijo: ‘Jefe, muchas gracias, pero ¿puedo irme ahora?’. Le dije: ‘Por supuesto que puedes’”.

Y lo mejor para el arquero fue llegar a la clínica donde estaba su esposa y conocer a Sophia Grace y a Emilia Lillie, sus dos hijas gemelas.

FutbolRed