Cúcuta: Los dejaron ver ganar a Colombia y los mataron 

2614

La alegría y el festejo luego del triunfo de la selección Colombia ante Paraguay, por la Copa América, se transformaron en tragedia para los familiares de Juan Carlos Flórez Sanguino, de 34 años, en la noche del martes, en el barrio Aeropuerto de Cúcuta. Así lo reseña el Diario La Opinión:

A las 11:50 p.m., mientras Flórez les compraba un perro caliente para sus hijos, cerca de su casa, fue atacado a bala por dos pistoleros desconocidos que se movilizaban en una motocicleta.

Juan Carlos cayó al piso herido, por lo que de inmediato su compañera sentimental salió de la casa en busca de ayuda y lo trasladó en un carro hasta el hospital Erasmo Meoz; sin embargo, en el camino, su ser querido murió.

Familiares de la víctima aseguraron que Flórez había trabajado anteriormente como vigilante de un colegio de propiedad de su suegra, pero desde inicios de este año, tras el cierre de la institución, tuvo que dedicarse al comercio.

Flórez Sanguino deja cuatro hijos.

El comandante operativo de la Policía Metropolitana de Cúcuta, coronel Carlos Lineros, aseguró que se adelantan las investigaciones sobre el crimen para esclarecer el hecho y poder capturar a los responsables.

Asimismo, aseguró que Juan Carlos Flórez registraba cuatro anotaciones por el delito de tráfico de estupefacientes.

“Se está investigando por qué fue asesinada esta persona”, dijo el oficial.

Los balearon en López

judi1

Los dos hombres baleados en el barrio Alfonso López corrieron en direcciones contrarias para intentar salvarse del ataque de los pistoleros. Ambos murieron en la escena del crimen.

Entre tanto, diez minutos después de registrarse el crimen en el barrio Aeropuerto, en la calle 25 con avenida 12 de Alfonso López, Gersson Jesús Antolinez Gutiérrez, de 20 años y Ludwing Enrique Jiménez Rincón, de 23, fueron atacados a bala por dos hombres en moto.

En medio de la balacera, los dos jóvenes corrieron en direcciones contrarias para tratar de salvarse de los atacantes, pero metros más adelante murieron en la escena del crimen.

Uno de ellos cayó en una callejuela, mientras que su acompañante quedó a menos de 200 metros, en la mitad de la calle.

El coronel Carlos Lineros, aseguró que Jiménez Rincón, tenía dos registros por tráfico de estupefacientes, mientras que Antolinez Gutiérrez, tenía tres registros: dos por hurto y uno por violación a habitación ajena.

La Opinión