Béisbol cierra el año brillando en Panamá

420
Juan Alberto Martínez, Vicepresidente de Fedebéisbol y delegado de Venezuela en el Panamericano, considera que existe buen material para seguir triunfando a nivel internacional. (Foto/ Tulia Buriticá)

Venezuela demostró en el campeonato Panamericano Sub-23 de Panamá que el béisbol se enrumba por buen camino, con la mira en recobrar el prestigio de potencia en el deporte de las cuatro esquinas.
La pelota caliente dio sus primeras muestras al ganar el Campeonato del 41 y allí se abren las páginas en el accionar de esta disciplina, que muchas satisfacciones le brinda a nuestro país, por mantener siempre un semillero de donde se obtienen excelentes frutos.
En Panamá, la selección Sub-23 acaba de conquistar la medalla de oro y el primer cupo al Campeonato Mundial de la categoría, cita que se disputará en Nicaragua, en noviembre del próximo año, con la participación de equipos de los cinco continentes.
La satisfacción por este resultado es inmensa -dice Juan Alberto Martínez-, quien acudió a esa cita como delegado de la representación. Jugó la final frente a la representación de México y se impuso con pizarra de 3×1, para de esta manera conquista el título.
Debuta a nivel internacional con una función importante. Considera que muchos factores obraron en favor de Venezuela para lograr el resultado que muestra a una representación de gran futuro. Un equipo con mucho porvenir y que inicia el Ciclo Olímpico con buen pie.
Hablar de la selección, es hablar de un grupo de jóvenes con gran futuro en el béisbol de los Estados Unidos, dice Martínez, vicepresidente de la Federación de Béisbol.
La escogencia de los peloteros para conformar el equipo fue exigente, agrega. Se programaron tres cortes, con un total de 246 jugadores, de diferentes entidades del país. De esa primera tarea sale un 70 por ciento y en aquellas posiciones donde mostró debilidades el equipo se cubrió solicitando apoyo de los equipos profesionales, como el caso de un campo-corto, llamado de los Tiburones de La Guaira. Finalmente, se logró un roster con 22 peloteros.
En cuanto al personal para dirigir la selección, señala “Beto” Martínez, se realizó un trabajo evaluativo con diez técnicos, y se ganó el puesto Carlos Moya, demostrando gran capacidad para dirigir a la representación venezolana.
De individualidades, destaca la labor de Rito Lugo, un joven de 22 años que mostró gran velocidad en los entrenamientos. No dudó el cuerpo técnico en incluirlo en el roster y derrochó calidad frente a República Dominicana, conjunto al que vencieron 2×0, ponchó a 17 bateadores. El prospecto del pitcheo firmó con Leones del Caracas y Reales de Kansas City.
También el lanzador José Rodríguez, del Cardenales de Lara; Cruz Guevara, de Nueva Esparta; Joscar Álvarez, un prospecto de extraordinario poder. Conectó tres jonrones en la competencia panameña. De la Asociación de Béisbol del Táchira convocaron al lanzador William Zambrano y el receptor Luis Lara, pero ninguno quedó en el roster.
Por otra parte, se contó con la total confianza de la presidenta de la Federación Venezolana de Béisbol, Aracelis León, a quien su experiencia en la dirigencia le permitió brindar todo el apoyo a la delegación y se lograron los excelentes resultados.
Se cumplió destacada actuación en Panamá, ganando la medalla de oro y el boleto para el Mundial Sub-23 de Nicaragua, programado para noviembre del próximo año. Antes se van a disputar los Juegos Centroamericanos y del Caribe, donde Venezuela estará presente con el equipo campeón, que tendrá algunos cambios por la edad de los peloteros.
Triunfa nuestro béisbol iniciando el Ciclo Olímpico, en una carrera por lograr estar en los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, adonde regresan nuevamente el deporte de las cuatro esquinas y su “primo”, el softbol.

Gustavo Carrillo