domingo 1 agosto, 2021
InicioBoxeo“Yo le di de comer”: Deontay Wilder se siente traicionado por Mark...

“Yo le di de comer”: Deontay Wilder se siente traicionado por Mark Breland

126 views

Deontay Wilder asegura que se siente traicionado por su ex entrenador asistente, Mark Breland, quien en una guerra de acusaciones entre ambos, dijo que la carrera de Wilder ya se terminó.

“Este hombre estuvo conmigo mucho tiempo. Yo le di de comer”, dijo Wilder sobre Breland en entrevista para 78 Sports TV. “Incluso cuando mucha gente decía que ya no me servía. Muchos querían que lo despidiera, pero yo lo mantuve conmigo. Y ahora escuchar estas cosas que está diciendo, es algo loco. (Breland) debía haberse ido hace mucho tiempo, pero por el cariño que le tenía, seguí dándole empleo”.

Mark Breland lanzó la toalla en el séptimo round de la pelea de revancha del 22 de febrero de 2020 entre Wilder y Tyson Fury para que le detuvieran la pelea al estadounidense por el castigo que estaba recibiendo. Eso provocó la ira de Wilder, quien dijo que había pedido expresamente a su equipo que bajo ninguna circunstancia le pararan una pelea. Posteriormente, Wilder despidió a Breland y lo acusó de ser parte de una conspiración para que perdiera contra Fury. Incluso, lo acusó de haber puesto somníferos en el agua que bebió en la esquina esa noche.

Breland respondió acusando a Wilder de mentir. Dijo que la carrera de Deontay ya se terminó. Y que lo único que tiene en su boxeo es pegada. Que no le gusta entrenar. Estos señalamientos, según Wilder, hacen que se sienta traicionado.

“Aun con todos los problemas médicos que Breland estaba viviendo, lo mantuve conmigo”, agrega Wilder. “Que él me traicione y diga todo esto, me lastima un poco por el simple hecho de lo cercano que lo mantuve a mi familia. Eso me hace creer que él tenía algo más profundo contra mí. Puedo entender por qué. Él sabe el tipo de que persona que soy. Que siempre veo por los demás. Hay algo muy enraizado en él para sentirse de esa forma contra mí”.

Deontay Wilder agregó que a veces el enemigo puede estar en casa.

“A veces no es el enemigo”, dijo Wilder. “A veces son los hijos de puta que están ahí siempre. Dejen que haga lo que está haciendo. es un cobarde”.

- Advertisment -