lunes 6 diciembre, 2021
InicioBéisbolBravos de Atlanta acabó con la sequía de 26 años sin título...

Bravos de Atlanta acabó con la sequía de 26 años sin título de Serie Mundial

136 views

La mayor parte de la temporada, parecía que este no era su año. Perdió sus primeros cuatro juegos y pronto se acumularon las lesiones. Perdió a su jugador más dinámico antes del receso del Juego de Estrellas. Estaba estancado por debajo de .500 en agosto.

Sin embargo, de repente, de la nada, Bravos de Atlanta se transformó y despegó en Grandes Ligas.

Jorge Soler, Freddie Freeman y Bravos lograron su primer campeonato de la Serie Mundial desde 1995, derrotando a Astros de Houston 7-0 el martes por la noche en el Juego 6. Max Fried lanzó seis entradas dominantes en una actuación de pitcheo característica para cerrarlo.

“Golpeamos todos los baches, todos los baches que posiblemente puedas golpear este año”, dijo Freeman. “Lesiones, todo tipo de cosas que podían pasar, que podían salir mal, salieron mal, y superamos todas y cada una de esas cosas”.

Qué orgulloso habría estado Hank Aaron.

Aun así, los problemas de Atlanta nunca desaparecieron por completo.

El gerente general Alex Anthopoulos, el arquitecto del cambio de temporada de Bravos a mitad de campaña perdió este logro tras dar positivo por COVID-19. Estaba de vuelta en casa para el factor decisivo.

Soler, una adquisición en julio que dio positivo por el coronavirus en los playoffs, respaldó a Fried temprano con un enorme jonrón de tres carreras para su tercer jonrón contra Astros.

Más batazos

Freeman conectó un doble productor y luego puntuó la pelea con un jonrón solitario en el séptimo que puso el 7-0.

Para entonces, fue un esfuerzo total en equipo. El lesionado Ronald Acuña Jr., el dínamo del futuro de Atlanta, saltó desde el dugout para unirse a la celebración de Freeman, el rostro de la franquicia desde hace mucho tiempo.

Cuando Yuli Gurriel conectó un roletazo para terminarlo, Freeman atrapó el tiro en primera base, puso la pelota en su bolsillo y la fiesta comenzó para el club del mánager Brian Snitker.

Una hora después del juego, cientos de fanáticos de Bravos apiñados detrás del dugout de la tercera base del equipo siguieron cantando y cantando, lo que provocó fuertes ecos que rebotaban por todo el estadio.

A unas 700 millas de distancia, en los suburbios de Truist Park, miles de fanáticos acudieron a la casa de Bravos para gritar.

Una mera ocurrencia tardía en el calor del verano entre la tierra de Gigantes de San Francisco, Medias Blancas de Chicago y Dodgers de Los Ángeles, pero magnífica en el Clásico de Otoño.

“Este es el equipo más duro del que he formado parte”, dijo el campo corto Dansby Swanson, quien también conectó un jonrón.

Celebración

Soler golpeó su corazón dos veces antes de comenzar su trote de jonrones después de conectar al novato Luis García en la tercera entrada, enviando la pelota volando completamente fuera del Minute Maid Park y obteniendo el premio al Jugador Más Valioso (JMV) de la Serie.

Al final, nada pudo detenerlos. Ni una pierna rota sufrida por el abridor Charlie Morton en el primer partido de la Serie Mundial. No es una gran ventaja en el Juego 5.

Apoyados por Snitker, de 66 años, un hombre de la organización durante cuatro décadas, Bravos desvalido ganó el cuarto título de la franquicia.

“Nunca se dieron por vencidos”, señaló en una plataforma de victoria posterior al juego. “Perdimos muchas piezas en el transcurso del verano y fue solo el siguiente hombre”.

Considérelo un tributo al mejor jugador de Bravos de todos. Aaron murió el 22 de enero a los 86 años, todavía apoyando a su antiguo equipo, y el legado de The Hammer quedó estampado en toda esta Serie.

“Nadie quiso decepcionar a Hank”, indicó Snitker. “Así es como fue, no queríamos decepcionarlo. Nos encargó la responsabilidad de mejorar a estos muchachos y no íbamos a defraudarlo”.

Y tenga en cuenta que Bravos superó en casa al equipo con mayor puntuación en las mayores 11-2.

La decepción

Para el mánager de Houston, de 72 años, Dusty Baker, una decepción. Pero para muchos fanáticos que apoyan a Astros a raíz de su escándalo de robo de señales en 2017, cierta satisfacción.

Menos Acuña, Atlanta no pasó de .500 en un solo día hasta la primera semana de agosto. Bravos terminó 88-73 para el 12º mejor récord en las mayores y la menor cantidad de victorias entre los equipos de playoffs; su total de victorias fue el más bajo para un campeón de la Serie Mundial desde los 83 de Cardenales de San Luis en 2006.

Además, un poco de historia agonizante en Atlanta, una ciudad donde ningún equipo había ganado un título en los cuatro principales deportes profesionales además de 1995.

Nueve venezolanos recibirán anillos de la Serie Mundial con los Bravos

Con un equipo donde proliferan venezolanos, Bravos de Atlanta se titularon campeones de la Serie Mundial este martes, con marcador final de 7-0 sobre los Astros de Houston en el sexto juego.

Los Bravos disputaban el Clásico de Otoño por primera vez desde 1999. No lo habían ganado desde 1995 cuando se impusieron a los Indios de Cleveland.

Esta vez cerraron la cuenta en 4-2 sobre los Astros de Houston, que jugaron su tercera Serie Mundial en cinco temporadas. Los texanos en 2017 lograron su primer título de campeones del Clásico de Otoño, al vencer la serie 2-4 ante los Dodgers de Los Ángeles. Mientras perdieron la segunda al caer derrotados en 2019 ante los Nacionales de Washington.

Con este campeonato de Atlanta son nueve los venezolanos que recibirán anillos de la Serie Mundial.

Tres de ellos corresponden a jugadores activos como Ehire Adrianza, Orlando Arcia, William Contreras, que formaron parte del line-up de este juego decisivo; además del lesionado Ronald Acuña Jr.

Mientras Pablo Sandoval y Ender Inciarte, que, aunque salieron del equipo en el transcurso de la temporada, también obtienen sus anillos.

Mientras como parte del cuerpo técnico están Eduardo Pérez, José Yépez y Tomás Pérez.

Por los Astros de Houston se quedaron con las ganas de obtener otro títulos los también criollos José Altuve y Luis García, que resultó en el pitcher perdedor de este último juego.

- Advertisment -