La ampliación del formato mundialista a partir de 2026 ofrece mayores posibilidades para naciones que nunca han ido, como Venezuela. (Foto/La Nación)
La ampliación del formato mundialista a partir de 2026 ofrece mayores posibilidades para naciones que nunca han ido, como Venezuela. (Foto/La Nación)
48 selecciones, 80 partidos y 32 días de competencias. A esto se resume la modificación del Mundial de Fútbol aprobada de manera unánime este martes por el consejo de la FIFA en Zurich, una ampliación que, como dijo el jugador Samuel Etoó en días pasados, acerca la magna competencia a “los pobres”, en alusión a aquellos países que siempre parten con las mínimas posibilidades de clasificar y que difícilmente lo logran al cabo de las eliminatorias.
La propuesta, lanzada por Luis Figo durante su candidatura por la presidencia de la FIFA, la enarboló el ganador Gianni Infantino y en menos de un año la llevó a su aprobación en función de una competencia que se ha vuelto más evento social, según su apreciación.
“Creo que hoy el Mundial de fútbol es más que una competición deportiva. Es un evento social. El desarrollo y la calidad del juego han subido muchísimo. En la Premier hay jugadores de 69 nacionalidades distintas. En el último Mundial, por ejemplo, Italia e Inglaterra fueron eliminadas por Costa Rica, que es un buen equipo, pero no es la Argentina de Messi o el Brasil de Neymar. El fútbol ya no es sólo Europa y Sudamérica”, dijo Infantino tras la aprobación del nuevo formato.
De ahí que el principal crecimiento venga desde Asia y África. “Es importante incorporar más países, respetando ciertos parámetros. Para España es normal estar en un Mundial, pero hay otros países que no están nunca o sólo una vez de cada dos. Es muy duro llegar a noviembre y ver cómo te quedas fuera del próximo Mundial”, añadió.
Sobre esta premisa, Venezuela, por ejemplo, es uno de los países que se vería directamente beneficiado pues, obviando las presentes eliminatorias, la vinotinto ha logrado terminar en posiciones importantes en los últimos premundiales y con la ampliación de cupos a Conmebol de 4.5 a 6.5, el conjunto nacional tendrá más chance de meterse, al menos en la lucha por el repechaje.
Hay quienes están en desacuerdo con la medida, pues aseguran que la ampliación de participantes terminaría restándole calidad al espectáculo, pero en atención a la votación unánime es evidente que satisface a muchos más.
Pero más allá de la simple idea de hacer un Mundial con posibilidades para todos, los intereses económicos también están detrás de la ampliación del formato. Y es que la FIFA recaudará un 35 % más por derechos de TV y marketing: más de US$ 600 millones por arriba de lo que producirá Rusia 2018.

Así se jugará
En el Mundial de 2026, todavía sin sede confirmada, se jugarán 80 partidos (en vez de 64 que se disputan hasta el momento) y durará 32 días. Los 48 equipos se distribuirán en 16 llaves de tres, con clasificación de dos por grupo. Las eliminatorias que seguirán a dicha fase serán: treintaidosavos, dieciseisavos, cuartos, semifinal y final.
A diferencia del formato vigente, a partir de 2026 los empates en los partidos de eliminación directa se definirán en penales, sin pasar por la prórroga, que se aplicará sólo en la instancia de semifinal y final.
(MJS)